Blogia
vocessusurrosrumorygritos

capricornio méxico maricela luján

            

 

 

 CAPRICHORNIO      Serie relatos astrológicos

                                                                 por Maricela Luján

 

 

Mi  traje gris oxford   Armani  es ideal para la reunión con el  Director…y los zapatos suizos Bally que compré en Vancouver… la corbata que combina mejor es la  lisa color vino, de seda italiana que me regaló Eunice…creo que causaré una buena impresión… ya estoy imaginando al lambiscón del secretario particular diciéndome:

 ¿ Cómo está Licenciado? ¡ Que gusto de verlo por acá de nuevo !

Pase por aquí Licenciado, enseguida lo recibirá mi jefe …a ese tipo de burócratas los detesto, tan acartonados …pero el día que les hagas un desaire no te lo perdonan nunca, y tarde ò temprano te lo hacen pagar… en fin, mañana será otro día y ya veremos que resulta de esta concertasesión. ( sic )

Eunice su mujer,   percibió a Atenor  toda la noche inquieto.

 Daba vueltas una y otra vez en la cama.

-Atenor, quieres un Valium ?  Necesitas dormir, - le dijo - tienes que estar completamente lúcido en  tu reunión con el Director.

Al despertar por la mañana, tenía la pesadez y malestar de no haber descansado bien.

- me siento como debe sentirse una araña fumigada- se dijo mientras el agua caliente de la regadera, le daba un masaje benéfico en la espalda.

Se vistió, tomó un café expreso doble,( confirmó que su cafetera italiana era indispensable ) se despidió de su mujer  y llegó anticipadamente a la reunión gubernamental tan esperada pero tan temida.

 

-Hoy no tiene buena cara, Licenciado – fue uno de los comentarios del secretario particular, y por cierto, esta observación  iba en contrasentido a su acostumbrada lambisconería. Atenor se inquietó.  

¿ Me veré muy mal ?  ò tal vez el Director ha hecho algún comentario inconveniente sobre mi persona ?… si es así éste tipo se siente sin  obligación de quedar bien conmigo…precisamente porque los secretarios particulares saben casi todos los secretos de su jefe… e interactúan  en relación a esa información… quizá tengo que leer entre líneas… porqué me dijo:?  “ hoy no tiene buena cara, Licenciado”

 Uno de los miedos secretos  de Atenor ( y el de todos los Capricornio ) era hacer el ridículo. No podía evitarlo.

En medio de sus cavilaciones, de repente la puerta se abrió y entró el Director.

 

-¡ Mi querido Atenor, tanto tiempo sin verte !

- Me gusta tu corbata vino, es indudable que los hombres que usan corbatas de colores sólidos adoran el poder, y no les gusta compartirlo. - ¿ Es cierto ?

  Sin esperar respuesta le ofreció un sillón,

- Vamos a platicar, tenemos tiempo – Que esperen los del sindicato que están haciendo guardia afuera del edificio, quieren proponer cambios a la nueva ley de pensiones del IMSS, y exigen también lo de siempre, mejor abasto en medicinas.

¿ Cómo van tus tiendas ?  Recibí la invitación a la inauguración de la tienda 138

pero no pude asistir, ¡ he tenido tanta carga de trabajo que estoy durmiendo cuatro horas diarias,  es increíble lo que te demanda ser un buen servidor público!

 

 

 

 

Atenor Pandiello había cumplido tres años y medio en el cargo, como Administrador General. Y llevaba inauguradas 96 tiendas nuevas.

Cuando él fue llamado por el Director, le había dicho:

- quiero que te hagas cargo de las 42 tiendas, que las administres, y las hagas rentables…pues hoy en día,  representan una lamentable pérdida para el Instituto.

No fue necesario que le explicara más. El empezó a desarrollar un nuevo sistema de trabajo tanto con la gente que trabajaba dentro de las tiendas como con los proveedores que abastecían las mismas.. Llegaba diario a las siete de la mañana a su oficina.

 

De repente volvió al momento presente cuando escuchó decir al Director:

- Atenor, tú sabes bien que te estimo, y desde hace tiempo eres gente de mi equipo y por supuesto de  toda mi confianza,  sé de tu capacidad y de tu entrega al trabajo, sin embargo, no puedo evitar escuchar los comentarios de algunas personas, quizá aquellos a los  que no le simpatizas ò los corroe la envidia por tus logros en el Instituto.

Por ello quisiera saber,  ¿ cómo está eso de la “ mordida oficial del 10 % ” que les exiges a todos los proveedores de las tiendas ?

 

 Atenor Pandiello se turbó levemente, pero no perdió ni un ápice el aplomo, como corresponde a los signos de tierra gobernados por Saturno.

 Era Capricornio, el signo de la cabra.

Es ocioso decir que los Capricornio trabajan persistentemente, sin pausa, y se las arreglan para digerir insultos, presiones, decepciones y obligaciones con tanta calma como la cabra digiere latas oxidadas, vidrios rotos y cartones.

Como ella, tienen el estómago de hierro, y sus cuernos son peligrosos.

 Su lema es YO USO, o  YO UTILIZO.

 

- Carlos, empezaré por el principio para explicarme- dijo Atenor con voz grave.

- Cuando me llamaste para que me hiciera cargo de las tiendas, las 42 sucursales en funcionamiento, éstas estaban a punto de la quiebra…hice un análisis a fondo para llegar a ésta conclusión: había que convocar a los proveedores para que se pusieran la camiseta y participaran en el problema. Los reuní a todos y les comuniqué la situación crítica por la que atravesaba la cadena de tiendas…les solicité su apoyo en dos sentidos: que nos dieran un plazo más largo para los pagos de sus facturas y que otorgaran un descuento especial del 10% en todas las compras que les haríamos a partir de aquel día.

 Les comuniqué que éste 10% se destinaría a un fondo especial  para la creación de nuevas tiendas, y por supuesto tendría una justificación fiscal.  Les aseguré que conforme fuera creciendo ese fondo logrado con sus aportaciones, ellos tendrían más puntos de venta y su facturado iría aumentando gradualmente, así que a mediano y largo plazo iba a ser mucho mejor para sus empresas.

 Casi todos estuvieron de acuerdo, y así lo hicimos.

- Como ves, los resultados de este plan nos dan en tres años y medio que llevo al frente de las tiendas, un crecimiento del 230%.  Pedí el apoyo a los proveedores para sanear las tiendas y ellos ahora, han resultado beneficiados con este plan, ya que hoy en día sus ventas han aumentado considerablemente. Creo que ninguno está inconforme.

-No sólo eso Carlos, - acotó emocionado Atenor - sino que a la fecha,  nuestro balance está en números negros,  puedes hacer una auditoría en cualquier momento-

 

 

 

 

Esta explicación convenció ampliamente al Director.

 El prestigio del Lic. Atenor Pandiello  subió como la espuma.

 Esa misma semana,  diseñó una nueva estrategia para negociar con  los proveedores.

 Cuando le pedían cita, los programaba de acuerdo a bloques de veinte entrevistados. Cuando llega cada uno, la secretaría lo pasaba sin preámbulos a un salón donde ya estaban apoltronados varios  proveedores.

A la hora fijada para la junta, el Lic. Pandiello llegaba al salón , saludaba a todos y agradecía su puntual asistencia ( se sentaba siempre a la cabecera de la mesa de juntas ) y les pedía uno a uno que trataran abiertamente su asunto.

 

 – En ésta oficina no hay secretos ni misterios- les decía con un malicioso brillo en la mirada- El proveedor en turno empezaba a exponer su asunto, sin importar cual fuera

 y  tenía que aceptar un quórum de diecinueve proveedores colegas que escuchaban atentos a manera de testigos, el tema que lo ocupaba.

  En una ocasión, Atenor increpó al fabricante de las bolsas de plástico que se utilizaban en  las tiendas para empacar la mercancía.. Estaba furioso y le soltó sin más:

- Nos estás  surtiendo bolsas con un calibre más bajo del que acordamos, y recibo reportes de muchas tiendas que las bolsas se desfondan con el peso de las  latas de alimentos, así es que, te solicito que  mandes de inmediato a recoger devoluciones de tus bolsas, absolutamente de todas las tiendas!

 ¡ No acepto un proveedor que trate de timarme a mi ó  al Instituto  !

 - Queda claro que a partir de hoy, tu empresa no será más proveedora nuestra -

 

 Mientras tanto, los otros diecinueve fabricantes veían y escuchaban.

Y sin duda, ponían sus barbas a remojar.

 Ese era el fin de reunirlos a todos juntos.

 Atenor Pandiello, Capricornio al fin, no le preocupaba que  lo consideraran un dictador ò un caprichoso.

 -Es mejor ser temido a ser amado- admirador de Maquiavelo, era una de sus frases favoritas.

Alguna vez, un amigo le había preguntado:

 ¿ No te asusta el poder Atenor ? Y su respuesta hizo época:

 No, no me asusta el poder. Me asusta dejar de tenerlo.

 

                                          Comentarios:  lujanmaricela@yahoo.com.mx

 

                                       

 

 

                                                                                   

                                                                                   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres